12 de abril de 2007

NIEVE EN CATAMARCA...!!!

El 31 de Agosto de 2005 hubo una intensa nevada en las montañas que rodean el Valle Central de la Provincia de Catamarca, donde se encuentra la Capital y varios departamentos.
Un viaje hacia El Rodeo, villa turística del Departamento Ambato nos permitió ver ese maravilloso espectáculo de un tapiz blanco poco usual en nuestra provincia.
La Policía Provincial, en un exceso de celo impedía acercarse a la nieve en automóvil aduciendo cuestiones de seguridad. Si ese mismo celo se aplicara en Las Leñas o Bariloche, desaparecerían como zonas turísticas. En aquella oportunidad conversando con turistas de Buenos Aires me expresaron su descontento por no poder disfrutar de un momento único que en su caso no tendría repetición, porque sería muy difícil que una nueva nevada coincidiera con un nuevo viaje. A los reclamos se contestaba con el remanido “cumplo órdenes”, lo que evita que haya un responsable que dé la cara. Se perdió una gran oportunidad de aprovechar el fenómeno meteorológico para los numerosos turistas que en esa época visitan Catamarca y que hubiera sido un importante atractivo natural no permanente.
Las imágenes mostrarán lo "peligroso" de transitar una "ruta nevada"…!!! Finalmente se permitió el paso y hacia allí fui con parte de mi numerosa familia donde tomamos muchísimas fotos, algunas de las cuales comparto con ustedes.

La Policia impide el paso

Tuvimos que caminar en búsqueda de la nieve

Mi Señora y algunos de mis hijos disfrutan de algo de nieve


Finalmente permitieron el paso vehicular

El inusual espectáculo era imponente


El camino a El Rodeo parecía de otras comarcas



Las primeras casitas mostraban sus techos blancos como en una postal


Con las manos congeladas, pudimos hacer un extraño muñeco de nieve, que pusimos en la Citroen, costumbre muy arraigada cuando nieva en el Valle Central, donde se ven muñecos de todas las formas, tamaños y vestimentas.

Al regreso, desde la nueva Av. Illia, en el Oeste de la ciudad, en la gris y fría tarde catamarqueña, aún se veían en los cerros cercanos a la ciudad, las laderas cubiertas de un blanco tapiz.

Fue una hermosa experiencia. La nieve no es habitual en esta soleada y cálida provincia, pero de tanto en tanto la naturaleza nos obsequia estas maravillas para que no olvidemos que Catamarca merece no solo ser conocida, sino sobre todo vivida, en invierno y en verano, porque en cada estación, en Catamarca, siempre hay algo para descubrir.

1 comentario:

Guadalupe dijo...

Rodolfo: es impresionante, fabuloso, tu blog. Realmente que pongas un poquito de tiempo y espacio para mostrar las maravillas que tenemos es una gran virtud.

Segui con esto! que es lo que le hace falta a nuestra provincia que nadie valora.

Te quiero

Guada